lunes, 28 de mayo de 2012

Taylorismo

La reorganización del trabajo de los obreros en la fábricas fue una de las condiciones de la Segunda Revolución Industrial. Hacia fines del Siglo XIX, los empresarios buscaban la forma de aumentar la producción , haciendo que los trabajadores produjeran más en menor tiempo posible. El objetivo era "reducir los tiempos muertos" en las fábricas. Esto es, planteaban el ideal del movimiento y el trabajo permanentes.
Un industrial e ingeniero estadounidense, llamado Frederick Taylor se dedicó a analizar los movimientos de los obreros en la fábricas, el tiempo que destinaban a cada operación y las herramientas que utilizaban. Luego, organizó todo los datos que había obtenido y propuso una seria de normas y leyes para organizar mejor el trabajo. Entre otra, dividía el proceso de producción en partes. Cada obrero, en lugar de fabricar un producto en su totalidad, se especializaba en una sola operación. 
Las aplicaciones del sistema de Taylor (taylorismo) beneficiaron a los empresarios, ya que les permitió aumentar la producción y la productividad (los trabajadores producían más en el mismo tiempo).
Los empresarios comenzaron  a prescindir de los trabajadores especializados, puesto que el taylorismo funcionaba con trabajadores sin preparación. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada